Saltar al contenido
Nuestro Lindo Yucatán

La leyenda de Chechén y Chacáh

Si entramos en la jungla maya ubicada en la zona sur de nuestro estado de Yucatán, vamos a encontrar que existen dos especies endémicas de árboles que tienen una relación e historia muy peculiar, que son el chechén y el chacáh .

leyenda de chechen y chacah

Estas dos plantas, que son veneno y antídoto, de carácter sagrado de parte de los mayas, que guardan un asombroso descubrimiento sobre sus efectos en el cuerpo humano.

Dicen que por cada árbol de chechén, siempre puedes hallar otro árbol Chacáh. ¿Quieres entender por qué? Sigue en pié leyendo y revela la leyenda de cómo estos dos príncipes guerreros se convirtieron en dos árboles por toda la eternidad.

Kinich y Tizic eran dos guerreros valientes y ademas hermanos, pero de personalidades opuestas. Kinich era un joven amable, atento y respetado por su gente.

Además, su hermano más grande Tizic era un individuo de corazón frío con un carácter irritante y molesto. Un día los dos conocieron a Nicté Há, una mujer hermosa y de corazón puro que conquistó a estos guerreros.

Sucedió que estos dos hermanos se enamoraron de la misma mujer. Al enterarse que competían por el amor de la hermosa doncella Nicte Há  Tizic desafió a Kinich a un duelo a muerte.

Los dioses estaban tan enojados al notar esta circunstancia, que cubrieron el cielo con nubes negras y hasta la luna estuvo oculta a lo largo de toda la guerra.

Lamentablemente, el desafío tuvo un final trágico y los dos hermanos fallecieron en los brazos del otro. Cuando llegaron al otro mundo, pidieron perdón a los dioses, rogándoles que volvieran a conocer a su amada Nicté Há.

De esta manera es como Tizic regreso al mundo de los vivientes en forma de un árbol de chechén, que envenenaría secretamente sus ramas y quemaría a cualquier persona que se le acercara.

Kinich, además, renació como el árbol de Chacah. Cuya savia curaría todo lo tóxico del chechén. Nicté Há murió de tristeza cuando se dió cuenta de la trágica historia de los hermanos guerreros.

Cuando llegaron al otro mundo, los dioses fueron amables con ella. Permitiéndole renacer en la tierra como una hermosa flor blanca cerca del agua, también se conoce como un lirio.

Por eso, en la jungla conviven estas dos energías, sutilmente diferentes entre sí, que simbolizan muy bien la dualidad del universo y la inteligencia de la naturaleza y la selva maya.

Si te ha gustado esta historia compartela

Comparte este post!
  • 3.5K
    Shares
  • 3.5K
    Shares