Saltar al contenido
Nuestro Lindo Yucatán

Cuando el Tunkuluchú canta

Existe un ave misteriosa, que siempre se le ve sola y vive entre las ruinas. se trata de el tecolote o Tunkuluchú, quien atemoriza con su canto, porque todos saben que esta ave anuncia la muerte.

leyenda tunkuluchú

Algunos aseguran que lo realiza por el mal, otros, porque al tunkuluchu vive en los cementerios y de ahí su gusto por la muerte, y no falta el que piense que hace varios años, una bruja al morir reencarno en un búho.

Pero existe una leyenda que cuenta que hace mucho tiempo el Tunkuluchú era reconocido como el ave más sabio del reino y por esa razón todos los pájaros lo buscaban si necesitaban consejo y todos admiraban su inteligencia y sensatez.

Un día, el Tunkuluchú recibió una carta donde fue invitado a una gran fiesta que tendría lugar en el palacio del reino de las aves. Aunque no le gustaba las fiestas, en esa ocasión tomo la decisión de asistir, porque le era imposible rechazar una invitación real.

De esta forma, llegó a la fiesta vestido con su mejor atuendo; Los invitados han quedado muy sorprendidos de verlo, porque era la primera vez que el Tunkuluchú iba a una reunión como esa. Inmediatamente, recibió el sitio más importante en la mesa y se le sirvió de los platos más deliciosos acompañados de balché, que es un licor maya.

Pero el tunkuluchu no estaba acostumbrado a beber y tan pronto bebió unas copas se emborrachó. Lo mismo ocurrió con los otros invitados, que convirtieron la fiesta en ruidos y risas.

Entre los más entretenidos se encontraba el Chom, que adornaba su cabeza calva con flores y se reía siempre que se tropezaba con alguien. también estaba la Chachalaca, que siempre fue se reía fuerte, se encontraba en silencio. Cada ave quería ser ser el alma de la fiesta pero sin saberlo, el Tunkuluchú le gano a todos.

Se encontraba tan borracho, que contaba chistes bailando y dando vueltas sobre una de sus piernas, sin preocuparse de caerse a cada rato. Fue entonces cuando un humano se acerco a la fiesta, oyendo el ruido que hacían los pájaros, se adentro a la fiesta de las aves para molestarlas y desde luego, también probo el balché y se emborrachó.

El humano empezó a reírse de cada ave, y le dio por atacar a el tunkuluchu, corrió detrás de él para tirar de sus plumas, el hombre tomó una espina de una rama y le picaba las piernas al tunkuluchu; y con los saltos que daba, los demás pájaros creyeron el gran sabio estaba bailando y se reían a carcajadas de él.

Fue hasta que el humano se durmió, dejó de molestarlo. La fiesta acabó y los pájaros volvieron a sus nidos todos mareados; algunos se reían todavía cada vez que recordaban el ridículo que el tunkuluchu había hecho.

El pobre Búho sintió mucho enojo y vergüenza al mismo tiempo, porque nadie lo respetaría luego de ese día.Entonces tomo la decisión de vengarse de la crueldad del humano. Pasaron días enteros intentando encontrar el peor castigo; tanto fue su desgracia, que pensó que todos los hombres deberían pagar por lo que le hicieron.

Entonces, buscó de alguna forma alguna cualidad que le permitiera tomar represalias y eligió por utilizar su olfato. Iba todas las noches al cementerio hasta que aprendió a reconocer el olor de la muerte; Eso era lo que necesitaba para vengarse. Tenia planeado infundir miedo anunciando la muerte.

A partir de ese instante, el Tunkuluchú empezó a cantarle a los humanos cuando estaban cerca de morir. Se detiene cerca de los lugares donde huele que alguien morirá y cantará. Por eso dicen que cuando el Tunkuluchú canta, es porque alguien va morir.

Que te ha parecido esta leyenda antigua?

Comparte este post!
  • 3.5K
    Shares
  • 3.5K
    Shares